Los trabajos más comunes entre los nómadas

Ser nómada digital está al alcance de muchas profesiones

Aunque a simple vista puedan parecer muy pocos, una especie muy rara y que cubra tan sólo el área de la comunicación, pues es el más visible, la vida nómada no es exclusiva para un solo tipo de profesionales. Son muchos los trabajos que se pueden ejercer para convertirse en un nómada.

Desde aquellos que se realizan in situ, como puedan ser la venta ambulante o las actuaciones musicales callejeras, a los nómadas digitales. Entre los que destacan profesiones de lo más diversas. Pueden ser trabajos diarios, proyectos temporales, consultas periódicas… En definitiva, cualquier persona que no necesite estar en un espacio físico para realizar su trabajo y que pueda hacerlo desde cualquier parte del mundo conectado a internet es un nómada digital.

Muchos de estos trabajos no son exclusivos, sino que, por lo general, suelen contar con varias fuentes de ingresos.

Aun así, hay algunas profesiones que facilitan mucho más que otras el poder convertirse en nómada. Es por eso que suelen ser las más comunes y demandadas. Entre ellas están:

  • Copywriter o escritor de artículos para otras páginas web. Se trata de aquella persona que, mayormente como freelance, escribe textos para vendérselos a revistas digitales u otras plataformas.
  • Creador de contenidos audiovisuales. La imagen es la principal potencia de internet actualmente, es por eso que aquellos que controlen la edición tanto de vídeos como de fotografías están muy demandados, al igual que los diseñadores gráficos.
  • Diseñadores gráficos o de páginas web. Como se explica en el apartado anterior, la imagen vale todo. Por lo que una plataforma puede ganar mucho ya no sólo por su contenido, sino también por su presentación. Ahí es donde entra el trabajo de estos profesionales cada vez más solicitados.
  • Fotógrafos profesionales. Hablando del mundo de la imagen, no se puede olvidar a los fotógrafos. Desde los que venden sus fotografías a medios de comunicación y otras plataformas, hasta los que cuentan con sus propias páginas web donde vender directamente sus instantáneas. De la misma manera, existen muchos portales donde ofertar esas imágenes junto a las de sus competidores. Algo muy útil cuando se quiere empezar en este mundillo.
  • Una cualidad muy común entre los nómadas es el conocimiento de idiomas. Además está todo relacionado, cuanto más se viaja, más se puede aprender un nuevo idioma y se tendrá más posibilidades de encontrar un trabajo como intérprete o traductor, o incluso profesor particular. Obviamente, para un trabajo institucional es necesario tener estudios sobre ello, pero siempre habrá estudiantes de idiomas interesados en practicar una nueva lengua con un nativo o con alguien que controle el idioma a la perfección.
  • Corrector de estilo. Dominar todas las reglas ortográficas de su propia lengua materna puede ayudar a una persona a convertirse en nómada. Revisar los textos que otros escriben para asegurarse de que no han cometido faltas, no se han olvidado de signos de puntuación y dotar a esos textos de una mayor riqueza lingüística puede ser la oportunidad para dar el salto a esa vida que tanto se desea.
  • Marketing de afiliados. Lo utilizan sobre todo los blogueros, youtubers y otras estrellas de las redes sociales. Promocionan una marca, un producto o una tienda y por cada cliente que acceda a través de su anuncio, reciben una comisión. El cliente no sólo conocerá estas marcas, sino que muchas veces incluso contará con descuentos exclusivos por contratar ese servicio gracias a esta persona. Todos salen ganando.

Esta es tan sólo una recopilación de algunos de los trabajos más comunes entre los nómadas. Sin embargo, la lista de posibilidades es muy extensa y se aplica a las diferentes ramas del saber. La clave para encontrar un trabajo como nómada es descubrir aquello en lo que cada persona destaca y lo que le apasiona. A partir de ahí, luchar por ganarse su puesto en un mercado tan extenso como es la red de redes.

Puede parecer complicado, pero las ventajas de esa vida de ensueño merecen la pena. Poder trabajar desde cualquier parte del mundo, sin horarios ni rutinas, sin el estrés que conlleva disfrutar tan sólo de un mes de vacaciones al año… Es posible y no está al alcance de sólo unos pocos.

 

Fotografía destacada original: Pixabay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s