Cómo encontrar vuelos baratos

Una de las escusas más comunes entre aquellos que no se mueven de casa es que viajar es caro. La necesidad de dinero, de no poder darse un capricho… A ojos de la gran mayoría, un nómada es una persona privilegiada, en lo que a la economía se refiere, pues de otra manera no podría permitirse una vida de viajes.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Para ser nómada, o viajero en general, no hace falta poseer una gran cantidad de dinero, lo necesario es saber cómo desenvolverse en el mundo gastando lo mínimo posible dentro de unos límites que cada persona establezca.

Encontrar gangas, vuelos a menos de 10€ y otras”ofertas locas” es bastante raro. Para ello lo mejor es consultar aquellos portales de internet que rastrean todas todas las páginas y reducciones que en unas horas pueden desaparecer y así pillarlo al vuelo. Un ejemplo de esto es viajeros piratas, una web que oferta desde vuelos, estancias hasta itinerarios de todo tipo a precios de ensueño.

Sin embargo, no todos los viajeros se dejan guiar por ofertas. Muchos son los que encuentran ellos mismos esas gangas y que disfrutan de cualquier destino del mundo por mucho menos dinero de lo que se gastarían a través de estas plataformas. Para ello, es necesario seguir unos pasos y consejos.

Lo primero y más importante que se debe hacer cuando se busca un vuelo es acceder a la ventana de incógnito del ordenador. Es muy sencillo: desde cualquier navegador, se seleccionan las opciones y acto seguido “Nueva ventana de incógnito” o algo similar, dependiendo de la plataforma que se escoja. Esto hará que la página no contabilice la visita y de este modo no modificará los precios. Cuantas más visitas, más demanda; cuanta más demanda, más alto el precio.

Ahora ya sí, manos a la obra. Una herramienta muy útil para comenzar la investigación es el buscador de vuelos de Skyscanner. Permite crear alertas que avisen mediante un correo electrónico de cualquier cambio relacionado con el destino, trayecto o aeropuerto que se haya seleccionado. Así, enseguida se obtiene toda la información sobre los distintos precios de todas las compañías, si se modifica ese precio, el mes más barato…  Además, también incluye la opción de ir a cualquier parte del mundo, lo que puede ser de gran ayuda a la hora de coleccionar ideas sobre lugares baratos y desconocidos que pueden ser todo un acierto.

Comparar precios. Siempre. No importa que se haya obtenido ese precio mediante un comparador, es muy importante revisar otro, la página de la aerolínea, buscar lo que se suele pagar o lo que han gastado otros viajeros en el mismo trayecto… No hay que dejarse impresionar por la palabra “oferta”, pues muchas veces no es ninguna ganga.

Leer bien las condiciones y toda la letra pequeña. Hay compañías como eDreams que ofrecen las mejores rebajas, siempre que se disponga de una tarjeta bancaria específica. En caso de no tenerla, al precio final habrá que sumarle los gastos de gestión, que bien pueden doblar el precio del billete. Es fundamental estar atento.

A veces, renunciar a un poco de comodidad reduce los costes del viaje considerablemente. Escoger un vuelo a altas horas de la mañana, hacer noche en el aeropuerto, trasladarse hasta otro aeropuerto más grande y con más salidas, como pueden ser Madrid o Barcelona, o hacer transbordo en otras ciudades. Así, es imprescindible comprobar siempre los principales aeropuertos de centro Europa. Desde Londres, Amsterdam o Bruselas es muy común encontrar vuelos baratos a cualquier parte del continente, aunque el trayecto se alargue.

Puede parecer que alejarse hasta allí pueda ser una pérdida de tiempo, pero inexplicablemente suele salir mucho más barato. Como ejemplo, un vuelo de Cracovia a Varsovia seguido a la combinación de Varsovia a Bruselas puede resultar mucho más barato que comprar únicamente el vuelo de Varsovia a Bruselas. Detalles que no tienen sentido, pero a los que hay que prestar especial atención cuando se quiere ahorrar.

De igual manera, es importante revisar aquellos aeropuertos cercanos al destino final y comparar precios. De nuevo se tardará más en llegar, pero a cambio esto permite descubrir maravillas por el camino.

Otro hecho que muchas veces se pasa por alto es el de verificar los precios de los aeropuertos tanto para la ida como a la vuelta. Quizá para la ida es ideal salir de un lugar, pero es más conveniente comprar el billete de vuelta aparte a otro destino, y así ahorrar en la compra final. Como en todo, lo mejor es comparar precios, aunque por lo general es más barato un billete de ida y vuelta. Pero, ¡que no sea por no haberlo revisado!

Como en todo, el mejor consejo es ser flexible y buscar la mejor opción sin obcecarse en una idea concreta.

 

Fotografía destacada original Pixabay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s