Erasmus, el viaje que cambia la vida

¿Qué es el Erasmus?

Viajar es libertad, es descubrimiento, es salirse de la rutina, es asombrarse a cada paso, es disfrutar de cada segundo, es hacer que la vida pase más rápido, pero a la vez de forma más intensa. Existen muchas maneras de viajar, viajes de un día, de fin de semana, periodos más largos o más cortos, con familia, amigos o solo. Viajes para descansar y viajes para explorar. Viajes que se convierten en forma de vida y otros con los que se sueña toda la vida. Entre tantas posibilidades, sin embargo, cuando se pregunta a cualquier persona que ha formado parte del mayor intercambio multicultural estudiantil, responde sin dudar: “El Erasmus es el viaje de mi vida”.

Un programa creado en 1987 con la intención de promocionar ese intercambio y ese progreso entre los distintos países europeos. De esta forma, se pretende promover la cooperación y la movilidad entre los países de la Unión Europea, reducir el desempleo juvenil, fomentar la educación, apoyar la innovación, reducir el abandono escolar y animar a los jóvenes a participar en la vida democrática de Europa.

Erasmus es una beca para poder cursar parte de los estudios superiores o realizar prácticas en empresa en otro país. A pesar de ser un programa europeo, también participan países más allá de sus fronteras.

¿Qué significa ser Erasmus?

Como todo en la vida, es una experiencia única y personal. Cada uno lo vive de una manera y no es comparable ni siquiera lo que viven dos personas que están en la misma ciudad al mismo tiempo. Pero en algo sí que suelen coincidir, la gran mayoría de los que lo viven lo recuerdan como la mejor etapa de sus vidas.

Una temporada que para muchos supone no solamente salir de su país de origen, sino también salir de la casa de sus padres. Es un proceso de independencia y de crecimiento personal que a pocas cosas se puede comparar. De un día para otro, el estudiante se encuentra en un país nuevo, donde no hay nada ni nadie conocido, donde se habla un idioma que no se controla tanto como debería, con costumbres muy diferentes – aunque sea en el país de al lado, el día a día es muy diferente – y sin un plan específico que seguir.

La vida estudiantil para un erasmus es importante, pero no es lo más fundamental. No es tanto aprender asignaturas de forma diferente en otro país, como desarrollarse en su cultura. Convivir con personas venidas de cualquier parte del mundo, ser partícipe de esa mezcla intercultural, abrir la mente ante situaciones que jamás había tenido la oportunidad de vivir anteriormente, ser amigo de un extraño al que acaba de conocer y con quien ha descubierto que tiene más cosas en común de las que se podría imaginar.

Darse cuenta de que no existen fronteras y que los rasgos culturales son solamente adjetivos que añaden riqueza a una persona, que no deja de ser igual a cualquier otra. Apreciar lo que se deja en casa, aunque sin posibilidad a echarlo demasiado de menos pues el tiempo vuela y esta vez sí que va a ser aprovechado. No dejar que ningún momento pase desapercibido.

¿Quién puede acceder al programa? ¿Para quién está dirigido?

Las distintas universidades y grados superiores ofrecen esta posibilidad a sus estudiantes, a quienes animan a vivir la experiencia. Los criterios para recibir la beca dependen del centro de estudios de partida y aquel al que quieran acceder. Lo principal es que exista un acuerdo entre varios centros docentes, que ofertarán una serie de plazas a las que los alumnos que cumplan una serie de características podrán acceder. Normalmente se exige un nivel mínimo de idiomas, que suele corresponderse con un B1-nivel intermedio. Además, se suele tener en cuenta el expediente académico del alumno. Se exige, así, que haya aprobado una serie de materias antes de poder acceder al Erasmus.

Otro dato a tener en cuenta es si el alumno ha obtenido previamente la beca, ya que está limitada a un máximo de 12 meses por estudiante y categoría. Esto es, por ejemplo, que una persona puede cursar una beca Erasmus + estudios durante un cuatrimestre en Francia, y otro cuatrimestre en Bélgica. En este caso habría cumplido un total de 10 meses entre ambas experiencias, por lo que no podría solicitar nuevamente la beca de estudios. Sin embargo, contaría nuevamente con otros 12 meses para poder realizar una beca de prácticas. Del mismo modo, si le han concedido el erasmus y decide renunciar a él, automáticamente quedaría exento de poder volver a solicitarlo en el curso posterior.

¿Cómo se solicita la beca?

Los mismos centros docentes se pondrán en contacto con los estudiantes. Por lo general, nada más comenzar el curso escolar se ofrecen sesiones informativas para todos aquellos que puedan estar interesados. Ahí se establece quién puede pedir la beca, qué formularios debe rellenar, qué necesita y cuándo debe entregar dicha documentación.

De igual manera, la universidad pondrá al corriente a sus alumnos de dónde pueden encontrar toda la información relacionada con sus estudios, las opciones que tiene, las memorias redactadas por estudiantes que ya han vivido esa experiencia, etc.

Se solicita prácticamente un año antes de la partida, por lo que es conveniente planteárselo con mucha antelación. A pesar de ello, si no se llenan todas las plazas disponibles, normalmente existe un periodo extraoficial, pero no es conveniente esperar hasta entonces.

El caso de las prácticas es particular. Por un lado, algunos centros docentes cuentan con acuerdos previamente elaborados con empresas extranjeras donde los alumnos podrán realizar esa experiencia laboral. Sin embargo, lo más común es que sea el propio estudiante quien se ponga en contacto con una empresa y haga partícipe al centro de estudios de ese acuerdo.

¿Por qué irse de Erasmus?

El Erasmus es una oportunidad única de vivir una primera experiencia fuera de todo lo conocido, de apreciar esa vida de viajes y de aprender que el mundo es mucho más grande que las cuatro paredes que forman lo conocido hasta entonces.

Erasmus es mucho más que un intercambio estudiantil y es todo aquello que cada uno quiera hacer de él. Es, en definitiva, crecer, aprender, vivir, disfrutar, encontrarse a uno mismo y perder el miedo a lo desconocido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s