Consejos para ahorrar batería en el móvil

Detalles que no siempre se tienen en cuenta y ayudan a aprovechar mejor la energía

La vida en el siglo XXI no se entiende sin la tecnología. Es un hecho. La conexión está implícita en el día a día de la sociedad. Para la gran mayoría de personas, y en especial los jóvenes, el primer acto al despertarse es comprobar el teléfono, al igual que es lo último que hacen en la noche. El móvil es ya una extensión del brazo en la vida diaria. Sin embargo, es durante un viaje cuando más se utiliza y se precisa de él.

Este uso desmedido va desde la búsqueda en internet de información sobre el lugar que se visita, la realización de contenido multimedia, el uso del sistema GPS para orientarse, compartir dichas fotografías en las redes sociales, comprobar la opinión de otras personas en aplicaciones de viajes, la escucha de música para amenizar los trayectos, la utilización de traductores online…  Un sinfín de actividades que, fuera de casa, descargan rápidamente la batería del dispositivo y producen un mustio sabor en su dueño si no cuenta con una batería externa que alargue el servicio de su teléfono.

Factores ajenos a la mano de quien lo utiliza también influyen en agotar esa batería. Sólo hace falta fijarse en que, sin tocarlo, un móvil termina por quedarse sin carga. Es ahí donde entran los siguientes consejos, en todo aquello que se puede reducir para que, haciendo lo mismo, la batería dure más:

  • Disminuir el brillo. La pantalla es uno de los factores que más inciden sobre la batería. El simple gesto de reducir el brillo puede aumentar considerablemente el tiempo de utilización del teléfono.
  • Descargar mapas en casa. El GPS es uno de los programas a los que más se recurre durante un viaje e, igualmente, uno de los que más agota la energía del teléfono. Algo que se puede reducir con un poco de antelación. Google Maps permite fácilmente descargar esos planos cuando se está conectado a Wi-Fi, lo que hará que el dispositivo no necesite acceder a internet cuando se consulten. Esto puede resultar muy útil en la descarga de mapas locales, pero cuando se trata de dimensiones más grandes, no permite acceder a todas las funciones. En este caso, lo mejor es optar por la descarga de aplicaciones de mapas que no se conecten a la red.
  • Desconectar las aplicaciones que no están en uso. Aunque no se vea aparentemente, son muchos los programas que se conectan de forma secundaria y cuyo funcionamiento afecta a la batería. Para evitar que esto pase, se debe acceder a los ajustes del móvil y seleccionar en “Datos móviles” o “Uso de datos” las aplicaciones que se quieren cerrar.
  • Selección de la red de forma manual. En España, el teléfono se conecta a la red del operador que se tenga contratado directamente. Sin embargo, al cruzar la frontera, el móvil ofrece dos posibilidades, conexión automática o manual. La automática busca todas las redes disponibles y selecciona aquella que considere mejor en cada momento. Por otro lado, con el sistema manual se escoge solamente una, que puede que no siempre sea la más acertada o de mejor disponibilidad. El sistema automático es mejor en cuanto a la búsqueda de la red, pero requiere que el aparato esté continuamente trabajando, lo que afectará a la batería. De esta forma, si lo primordial es que el teléfono aguante encendido, es mejor utilizar la red manual. Un consejo para saber por qué red manual decidirse es consultarlo en internet previamente para hacerse una idea de cuál ofrece el mejor servicio en cada lugar.
  • Desactivar las descargas automáticas. Cada cierto tiempo, las aplicaciones ofrecen mejoras y, para evitar la constante llegada de avisos informando de nuevas actualizaciones, se permite que el teléfono las descargue directamente. Esto puede resultar muy inoportuno durante un viaje, no sólo por la energía que gasta, sino porque puede inhabilitar temporalmente un programa. Para ello, lo más recomendable es seleccionar en ajustes que esas actualizaciones se hagan únicamente bajo permiso o cuando se tenga conexión Wi-Fi. Aunque cuidado con esta última, pues muchos lugares públicos tienen conexión gratuita y podría comenzar una descarga en cualquier momento. De igual forma, hay programas como WhatsApp en los que se puede seleccionar que no se descargue ningún archivo sin autorización, esto reducirá el consumo de datos, batería y evitará muchas sorpresas al abrir la galería.
  • Modo avión siempre que sea posible. Si lo que se quiere es fotografiar, escuchar música o cualquier otra opción que no incluya el uso de comunicaciones, el modo avión es fundamental. Reduce el gasto al mínimo y permite alargar considerablemente la duración de la batería. Igualmente es muy útil cargar el teléfono en modo avión, pues al reducir el gasto, se completa mucho más rápido. Más recomendable que cargarlo apagado, pues el simple hecho de encender el móvil ya gasta mucha batería.
  • Si no se va a usar, se debe desactivar el Wi-Fi y el Bluetooth. De otro modo, continuarán buscando nuevas redes y no cesará su gasto de energía.
  • Activar el modo ahorro. La mayoría de móviles ya vienen preparados para aquellos momentos en los que se prioriza la batería. Por ello, contienen opciones para reducir al mínimo el consumo sin que afecte al uso del aparato ni implique un trabajo extra.
  • Desconectar el “Modo reunión” o “No molestar” si no es realmente necesario, ya que supone un gasto de energía a mayores que no siempre está justificado.

 

Imagen destacada original: Pixabay.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s