CouchSurfing: dormir en sofás gratis

Mucho más que intercambiar alojamiento

Un viajero es aquel que busca más allá de lo visible, que se siente atraído por la normalidad de una cultura diferente a la suya y que aprecia cada detalle del camino. Un curioso y apasionado aventurero que vive el presente y se deja llevar ante las maravillas que el mundo tiene para ofrecerle.

En ese trayecto incansable, lo que más aprecia el viajero es desarrollarse junto a otros parecidos a él, pero llegados de cualquier parte del planeta. Esa conexión única que se forma en un momento placentero, sin obligaciones ni estrés, esto es, en un viaje.

Así surge CouchSurfing. Mucho más que un simple intercambio de alojamiento, es un método de conectar personas. Una plataforma en la que los viajeros se ayudan entre ellos con el hecho de abrir las puertas de sus casas a los desconocidos.

La teoría es sencilla: Un anfitrión con un sofá disponible, o a veces incluso una cama, decide ofrecer la posibilidad a un viajero sin mucho presupuesto a que duerma allí. Sin embargo, no es solo eso.

CouchSurfing consiste en la unión de personas a través del intercambio de sofás

Si algo caracteriza a los amantes de los viajes a tiempo completo es su habilidad social. Aquellos que se sorprenden con cada piedra del camino, sea nueva y moderna o antigua y llena de historia, no pueden no hacer lo propio con personas de otros países. Viajar abre la mente y conocer otras realidades es una de las mayores delicias para estos trotamundos.

Así, CouchSurfing crea vínculos únicos entre locales y transeúntes. Dota la posibilidad al que llega de conocer una cultura desde dentro, admirar sus costumbres y dejarse impresionar por el día a día de aquellas personas. Por otro lado, es una forma de que el anfitrión salga de su rutina, viaje por un momento sin salir de su salón y descubra igualmente la forma de ser y desarrollarse de su inquilino.

Por lo general, aquellos que dejan entrar en sus casas son los mismos que luego recurren a los sofás de otros. Así, termina formándose una comunidad a la que solo los realmente interesados acceden. Sin embargo, no es necesario alojar a otros para poder hacer uso de la plataforma. Eso sí, se suele aceptar más fácilmente a aquellos que cuentan con buenas referencias, ya sea como anfitrión o como huésped.

Casey Fenton escribió más de cinco mil emails a locales islandeses solicitando alojamiento gratuito

Esta idea surgió fruto del viaje de Casey Fenton a Islandia. Este viajero quiso fomentar ese intercambio multicultural y aprovecharse de sus ventajas para dormir sin pagar. De esta forma, escribió más de cinco mil emails a locales solicitando alojamiento gratuito. Obtuvo alrededor de cincuenta respuestas, lo que motivó la creación de una red de intercambio de sofás.

Primeramente tuvo bastante éxito entre los surfistas australianos y estadounidenses. Buscaban las mejores olas y consiguieron así que otros amantes de este deporte les acogieran para compartir su pasión.

Sin embargo, la cosa no quedó ahí. Fue creciendo más y más y a día de hoy es una plataforma utilizada por viajeros de todo el mundo. Muy popular especialmente entre aquellos trotamundos solitarios que desean ajustar su presupuesto, conocer personas nuevas y dejar su granito de arena allá donde vayan. Una forma  de vivir experiencias únicas en un lugar que nunca podría conocer de la misma manera si no estuviera acompañado por un local. 

 

Imagen destacada original: Pixabay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s